El Territorio

En el valle del Río San Pedro, en las comunas de Los Lagos y Máfil, existen importantes extensiones de bosque nativo, que albergan una rica diversidad de especies de flora y fauna, entre las que destacan el roble, el lingue, el pudú y el monito del monte.

Estos bosques del valle forman parte de la Ecorregión Valdiviana y su conservación es de suma prioridad. Las actividades productivas que históricamente se han desarrollado en el valle -como ganadería, agricultura y plantaciones forestales- sumadas a la falta de políticas de Estado referentes a la defensa de las áreas silvestres en este tipo de bosque, hacen de su protección una responsabilidad compartida.

La conservación del bosque nativo nos entrega importantes beneficios, entre ellos, la protección de la flora y fauna, el abastecimiento de agua y de materias primas, así como también nuevas oportunidades para la economía local, en áreas como el turismo y la recreación.

Paisaje